10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE

¿DESPUÉS DE 3 LARGOS YA NO TIENES ALIENTO? AQUÍ TE VAN NUESTROS 10 MEJORES TIPS PARA AYUDARTE A QUE NADES SIN CANSARTE.

10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE

Estamos de acuerdo, el deporte está hecho para superarte a ti mismo. Y también aplica para la natación. Pero, definitivamente, la idea no es que te quedes sin aliento después de 3 largos, o que tengas que hacer pausa en el borde cada 200 yardas. Con un poco de práctica y algunos buenos hábitos, podrás nadar durante mucho tiempo sin agotarte.
Estos son nuestros 10 tips para que logres tus largos, sin presión.

1/ ALIMÉNTATE E HIDRÁTATE

Ok, no estamos diciendo que asaltes la maquinita expendedora que está afuera. Ni que hagas un romántico picnic a la orilla de la alberca. Pero, sí que antes de nadar debes comer bien e hidratarte. Por una sencilla razón: para que no pierdas energía en exceso. Ya sabemos que la natación consume muchas calorías.

Hidratarte antes, durante y después de la sesión, también reduce el riesgo de calambres. Y sabemos que esas son buenas noticias.
Evidentemente, te sugerimos un snack ligero, rico en carbohidratos dos horas antes de la sesión, para que no te sientas inflamado. Después de la sesión, consume proteínas, para ayudar a la regeneración muscular.

10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE
10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE

2/ NO OLVIDES CALENTAR Y ESTIRARTE

No hagas nada si no has calentado, para que puedas comenzar sin problemas y durar más. Calentar es importante, primero para evitar la fatiga muscular. Y, segundo, para relajar los músculos. Cuanto más tensos están menos flotas. Por tanto, los movimientos son menos eficientes y consumen más energía.

Calentar bien antes de nadar también prepara tu corazón; tienes mejor resistencia cuando la necesitas, si calientas suavemente durante unos 10 minutos, antes de una sesión de natación.

Además, para estar a tono, planea algunos ejercicios en seco, para aumentar tu flexibilidad muscular, seguidos de un calentamiento de entre 10 y 15 minutos ya en el agua, durante una sesión de una hora. Al final, no olvides estirarte.

3/ MEJORA TU POSICIÓN EN EL AGUA Y TU HIDRODINAMISMO

Uno de los pilares de la natación es tu posición en el agua. Si estás en la posición incorrecta, es más difícil moverte. Hay más resistencia al avance y, por lo tanto, gastas más energía para nadar.

En el agua, tu cabeza y cuerpo deben estar perfectamente alineados. Un pequeño recordatorio: tu cabeza es el timón de tu cuerpo. Para que flotes mejor y haya menos resistencia, tu cuerpo debe estar lo más horizontal posible. Las piernas y la pelvis no deben hundirse demasiado en el agua.
Esta posición hidrodinámica promueve el deslizamiento. Cuanto más recto estés, más rápido podrás avanzar sin demasiado esfuerzo.

4/ TU TÉCNICA TIENE QUE SER INFALIBLE

Para nadar sin perder el aliento, perfecciona tu técnica. Entre más controles tus movimientos, menos energía consumes. Es mejor si evitas los movimientos que hacen olas en lugar de hacerte avanzar.

Primero, piensa en el agarre, coloca tus pies y manos correctamente para aumentar la cantidad de agua y la fuerza de propulsión y reducir el esfuerzo.

En crol, concéntrate en la patada y el alcance. Tu patada debe ser lo más ligera posible, para mantener tu alineación, horizontalidad y no consumir demasiada energía. Nadar rápido, moviendo tus brazos al mínimo, también ayuda a conservar energía.

10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE

5/ CONCÉNTRATE EN COORDINAR TUS MOVIMIENTOS

Coordinar tus movimientos no es tan fácil; si lo haces mal, puedes desperdiciar mucha energía. O, peor aún, hacerte sentir que sólo chapoteas como todo un principiante.
Coordinar bien los movimientos de tus brazos y piernas aumenta tu fuerza de propulsión y reduce la resistencia al avance.

10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE

6/ ENFÓCATE EN TU RESPIRACIÓN

La respiración es fundamental en la natación. Especialmente si lo que buscas es no agotarte demasiado rápido. Fuera del agua, lo hacemos naturalmente, pero en el agua no es igual. Por eso es importante concentrarte en tu respiración, para que puedas nadar sin perder el aliento demasiado rápido.

Independientemente de la natación, siempre debes coordinar tu respiración con tus movimientos de brazos y piernas. En crol, si estás empezando, inhala cada 3 movimientos de brazo, pero nunca del mismo lado. Cuando lo domines, respira en 2 tiempos, es decir, cada 2 movimientos de brazos; eso hará que no te canses tan rápido.

Y para la brazada, inhala cuando te impulses con los brazos, o sea, cuando tu cabeza está fuera del agua. ¡Obvio!
Además de evitar que te quedes sin aliento, respirar bien afecta tu flotabilidad, equilibrio, alineación y propulsión. Aprende a respirar, ¡vale la pena!

7/ NADA CON ACCESORIOS

No solo aletas, puedes emocionarte: almohadillas, tabla, boya, etc. Además de mejorar tu técnica, te ayudan a nadar más tiempo sin cansarte. ¡Son tus aliados perfectos para que dures más!

Si eres fan del crol, por ejemplo, apóyate en una boya. Si la colocas entre tus piernas, mejoras tu flotabilidad y reduce las patadas que consumen mucha de tu energía. Principalmente porque cansan los músculos.

Con almohadillas, la carga hidrodinámica es mejor, porque mueves más agua y tu fuerza de propulsión es mejor. En consecuencia, haces mucho menor esfuerzo a nivel cardiovascular (pero más muscular) con menos movimiento.

10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE

8/ NO RENIEGUES DE LA EDUCACIÓN

La educación es la base del progreso. ¡Y no solo para principiantes! Estos pequeños ejercicios educativos, que son aptos para todos los niveles, te permiten perfeccionar todo: técnica, respiración, etc. Y esas dos debes dominarlas para nadar sin cansarte. Entonces, ¡sigamos aprendiendo!
Para optimizar su efectividad, es mejor que los practiques al inicio de tu sesión, o incluso, dedicarles toda una sesión. Después de 60 largos, cuando ya estás cansado, eres menos receptivo, y sería una pena...

10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE

9/ ENTRENA REGULARMENTE

Lo sabemos. La falta de constancia nos pasa a todos, incluso a los más motivados. Pero, uno de los secretos del éxito en la natación es la constancia.
Cuanto más nades, más resistencia tienes. Y, si estás concentrado en tu técnica, entre más nadas, lo haces mejor y en consecuencia te cansas menos. ¿Nos entendemos?

Un ritmo correcto es de dos a tres sesiones de una hora por semana, o más si así lo decides. Además, no importa el clima, no hay pero que valga para no dar algunas vueltas. A menos que te gusten las albercas al aire libre, e incluso así, no podemos asegurar que sea una excusa válida. ;-)

10/ TRABAJA TU RESISTENCIA FUERA DEL AGUA

También fuera del agua puedes trabajar en tu resistencia. El punto es fortalecer tu corazón. Sea cual sea el deporte tu corazón debe estar bien preparado. Así duras más y con mayor eficiencia.

Nuestro consejo: fuera del agua, practica deportes que complementen la natación. Corre o anda en bici, ¡o ambos! Correr es una excelente forma de mejorar tu respiración y refuerza tu abdomen, que se usa mucho al nadar.
Andar en bici es bueno para tus articulaciones y es buen cardio. Además, la bici es más agradable que el metro y más ecológico que el coche. Ahí nomás... ;-)

10 TIPS PARA NADAR SIN CANSARTE

Y, DE PILÓN: NADA SIN CANSARTE Y SIN ABURRIRTE

Ya te dimos algunos consejos y esperamos que hayas tomado nota. Ahora puedes hacer tus largos, sin perder el aliento y sin aburrirte, con estos tres tips extras.
Para empezar, puedes nadar escuchando tu música favorita. Equípate con un MP3 resistente al agua y deja que tu lista de reproducción lleve el ritmo.
Ya que estés en el agua y motivado con musiquita, varía los estilos de nado. La natación te ofrece cuatro tipos, no los dejes pasar. El plus: son complementarios entre sí. Con el crol, mueves más tu parte superior, pero para fortalecer tus piernas, ¿qué tal unas brazadas?

Finalmente, rétate a ti mismo. Prepárate bien para cada entrenamiento y establece tus propias metas. ¡Supérate, pero no te canses!

ESOS CONSEJOS TE PUEDEN INTERESAR...