Los efectos de la natación sobre tu cuerpo

Descubre todos los efectos de la natación sobre tu cuerpo: adelgaza, afina tu figura, gana masa muscular a profundidad... ¡Te lo explicamos todo!

Los efectos de la natación sobre tu cuerpo

Adelgazar, tonificar, desarrollar músculo... he aquí una muestra de los efectos que la natación tiene sobre tu cuerpo.
Alerta de spoiler: cuando termines de leer, ¡sólo pensarás en meterte a una gran alberca!

Una silueta delineada

Ya sea que quieras perder peso o adelgazar, la respuesta inmediata es sí; la natación puede ayudarte a lograr tus metas.

Evidentemente, la pérdida de peso y el adelgazamiento dependen de la duración y el tipo de entrenamiento que realices (larga distancia, split, etc.).

Entonces, ¿Por qué y cómo adelgazas nadando?

La presión que ejerce el agua sobre tu cuerpo durante el movimiento provoca una resistencia mucho mayor que la del aire. En consecuencia, gastas más energía y, por lo tanto, quemas más grasas. 
¡De hecho, la natación es uno de los deportes que más energía consume! Se estima que nadando una hora, dependiendo de la intensidad, puedes quemar entre 400 y 900 calorías.
¿Quieres un extra? ¡Tu cuerpo seguirá quemando calorías varias horas después de tu sesión de natación!Así que para quienes buscan perder peso o adelgazar paulatinamente, ¡Este es el deporte ideal!;)

Los efectos de la natación sobre tu cuerpo

¡Otro de los beneficios de la natación es que utilizas todas las partes de tu cuerpo! Abdomen, caderas, brazos, muslos, glúteos... Cuando nadas, todo tu cuerpo entra en acción. Por lo tanto, la pérdida de peso será global. Puedes trabajar en áreas específicas, pero ten en cuenta que tu silueta se afinará como un todo.

Los efectos de la natación sobre tu cuerpo

Un cuerpo tonificado

Una silueta bien definida y un cuerpo tonificado: ¡Eso es lo que te espera cuando salgas de la alberca! De hecho, nadar te permitirá tonificar todo el cuerpo, de una manera suave y sin afectar tus articulaciones. Te lo repetimos, ejercitarte en un medio acuático te dará muchos beneficios.

Más allá de la pérdida de peso y una silueta afilada, el esfuerzo que significa moverse en agua repercute en todos los músculos implicados. Desde muslos, pantorrillas, tríceps e incluso el abdomen y no es necesario que te concentres solo en tu rendimiento para tonificar todo tu cuerpo. Poco a poco, sentirás que tus músculos se tonifican cada vez más y tu cuerpo se reafirma.

Un cuerpo tonificado no sólo es cuestión estética. De hecho, realizar con regularidad una actividad acuática ayuda a reducir los dolores crónicos (dolor lumbar, reumatismo, artrosis, etc.), mejora la postura y conserva la estructura ósea. Sí, todo eso a la vez, y solo nadando regularmente.;)

Una musculatura desarrollada

Obviamente, a mayor esfuerzo físico, mayores resultados. Por eso, te tenemos buenas noticias: ¡la natación puede ser el deporte que necesitas para desarrollar músculo!

Aunque tenemos que aclarar algo: no vas a conseguir la complexión de un nadador profesional con unas pocas sesiones. Es un trabajo a largo plazo y con entrenamientos específicos (dentro y fuera del agua) lo que te hará conseguir la musculatura de tus sueños. Además, considera que la natación desarrollará músculos en longitud mucho más que en anchura. ¿Y eso qué significa? Que los esfuerzos que hagas en el agua te permitirán fortalecer y estirar el músculo sin que necesariamente se “hinche”, a diferencia del culturismo, por ejemplo. Este último también es un excelente complemento para la natación, si quieres ganar masa o variar tus sesiones deportivas.

Los efectos de la natación sobre tu cuerpo

Concretamente, ¿Cómo desarrollas músculo con la natación?

Recuerda, el agua es un elemento con mayor densidad que el aire, casi 800 veces más denso para ser exactos. Esa resistencia permite que tus músculos trabajen a profundidad con cada movimiento. Es el mismo principio que los ejercicios de levantamiento de pesas, ¡pero sin levantar nada!

Entonces ¿Qué músculos utilizas durante la práctica?
La natación es un deporte versátil que te permitirá fortalecer todo tu cuerpo.Por supuesto, es probable que desarrolles más la parte superior del cuerpo (músculos de la espalda, pectorales, tríceps, núcleo), pero con ejercicios específicos, puedes trabajar de manera integral todos los demás músculos que desees desarrollar. 
Te sugerimos que tengas un buen equipo de natación, como aletas, un pull boy o paletas para trabajar tus músculos a profundidad y acentuar los resultados de tu esfuerzo.

¿El plus de la natación?

¡Es el único deporte que te permite trabajar los músculos agonistas y antagonistas simultáneamente!
Por ejemplo, mientras nadas, trabajarás simultáneamente los tríceps y los bíceps. ¡Eso es un gran ahorro de tiempo!

Los efectos de la natación sobre tu cuerpo

Los efectos en tu piel

¡Los efectos del agua en nuestro cuerpo no deja de sorprendernos!
El agua también tiene propiedades de termo-masaje. Mientras nadas, mueves el agua, que a su vez funciona como masaje sobre tu piel. Es casi como si toda tu sesión fuera un masaje, sin que te des cuenta. Beneficioso, ¿no?
Así, los tejidos de tu piel se drenan, reduciendo la retención de agua y al mismo tiempo, la celulitis.

Te damos un dato extra: si nadas en el mar, ¡el agua salada tiene el doble de propiedades beneficiosas para tu piel! Es un excelente exfoliante y purificador.

¿Corazón y pulmones en todo?

Hablemos un poco de los efectos "ocultos" de la natación en tu cuerpo... y aquí hablamos de los efectos físicos que no podrás ver mirándote en un espejo, pero que están ahí.

La natación es un deporte cardiovascular que tiene un impacto positivo en la salud de tu corazón y pulmones.

Durante tu sesión de natación, te mueves en un medio acuático que, sin darte cuenta, ejerce más presión sobre tu cuerpo que cuando te mueves en el aire. Entonces, tu cuerpo reacciona naturalmente a esta presión ejercida por el agua, adaptando su funcionamiento. Así, tu sangre fluye más fácilmente al corazón, que hace entre un 10% a 15% menos esfuerzo, en comparación con cuando estás fuera del agua.

Varios estudios científicos realizados en personas con hipertensión han demostrado que nadar regularmente conduce a una disminución de la frecuencia cardíaca en reposo y de la presión arterial. Así, se reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Mientras nadas, también mejoras gradualmente tu técnica de respiración.¡Tus pulmones te lo agradecerán!Si nadas regularmente, verás en poco tiempo que cada vez te quedas menos sin aliento con el esfuerzo, ya sea acuático o no.La natación es también uno de los deportes más recomendados para las personas con asma porque aumenta la capacidad pulmonar y mejora la respiración.

Por lo tanto, nadar regularmente es excelente para tu cuerpo, ¡tanto por fuera como por dentro!

¿Después de cuánto tiempo veré resultados?

Para obtener resultados visibles, te sugerimos nadar un mínimo de 2 veces por semana. Puedes comenzar con sesiones de 45 minutos y luego progresar gradualmente a sesiones de 1 hora o más, dependiendo de tu nivel y los objetivos deseados. No es necesario que empieces a nadar con sesiones demasiado largas, intensas y seguidas, porque corres el riesgo de agotarte y tu cuerpo no tendrá tiempo de recuperarse entre entrenamientos. También te recomendamos sesiones cortas pero regulares, más que entrenamientos de dos horas cada tres meses. Concéntrate en tu equilibrio y escucha a tu cuerpo.

Con dos entrenamientos por semana, los primeros resultados deberían aparecer después de 4 a 6 semanas. Recuerda, los efectos de la natación sobre tu cuerpo dependen de la intensidad y la duración de tus sesiones. Ah, te lo advertimos, una vez que empieces a ver los resultados que buscas, ¡no querrás parar! Una de las claves del éxito es la regularidad ;)
¡Si quieres resultados visibles a largo plazo tienes que nadar, nadar y… nadar!

Los efectos de la natación sobre tu cuerpo

Además, no olvidemos todos los factores externos que afectan tu progreso y tus resultados. No los descuides, porque pueden afectar tus resultados. El primer factor, evidentemente, es la alimentación. Esta es una parte integral de la rutina deportiva y es el aliado esencial para que tengas efectos visibles. No tiene mayor ciencia: sé regular, evita las dietas y restricciones efecto yoyo, lleva una dieta equilibrada y sobre todo: ¡no olvides darte un gustito! ;)
El estrés, el sueño o la inactividad física también son factores externos que pueden influir en tus resultados físicos. Recuerda, ¡todo es cuestión de equilibrio!

Como ves, ¡la natación es tu mejor aliada no importa cuales sean cuales sean tus objetivos!Versátil y sin ser de alto impacto para tu cuerpo, este deporte tiene todo para seducirte:pérdida de peso, tonificación, aumento de musculatura, mejora la capacidad respiratoria... La lista de beneficios es larga y va de la mano del placer de estar en el agua.Entonces, ¿qué esperas para ponerte el traje de baño?

Los efectos de la natación sobre tu cuerpo

MARIE

Redactora de Decathlon

Apasionada de la danza, aficionada al gym, gran amante de las albercas y aprendiz de yogui, ¡Cuando no practico deporte me gusta escribir sobre su historia y sus beneficios!

Este consejo fue redactado en francés por Marie, y después traducido en México.

TE PUEDEN GUSTAR ESTOS CONSEJOS: