MOTIVACIÓN PARA DEJAR DE FUMAR : ¿has intentado hacer ejercicio?

Cigarros electrónicos, parches, hipnosis, acupuntura o mera fuerza de voluntad: has intentado de todo para dejar de fumar, pero nada funciona y siempre acabas rindiéndote. ¿Has intentado hacer ejercicio? La actividad física te facilitará alcanzar tu objetivo y dejar el hábito de fumar definitivamente. Te explicamos el motivo y el modo.

dejar de fumar

El principal motivo por el que los fumadores quieren dejarlo: estar más sano.

Al hacer ejercicio ya estás empezando a cuidar de tu cuerpo.

Gradualmente, podrás combinar las ventajas de dejar de fumar con las del ejercicio físico: mejora de la respiración, del sueño, del bienestar general como consecuencia de la liberación de endorfinas en el cuerpo... ¡Muchas ventajas!

Si ya practicas el deporte y fumas, obviamente debes notar los efectos nocivos del tabaco cada vez que entrenas: falta de aire, mayor tiempo y dificultad de recuperación, bajo rendimiento, incremento del dolor… Al dejar de fumar, estas dificultades se eliminarán gradualmente.

¿Qué puede ser más estimulante que ver los avances de tu nivel?

¡La tensión desaparece cuando se deja de fumar gracias al deporte!

Fumar es un círculo vicioso: al consumir nicotina, estás ayudando momentáneamente a reducir la tensión existente. Sin embargo, el efecto nunca dura mucho tiempo y provoca adicción a la sustancia.

Al hacer ejercicio, combatirás de forma natural el estrés, y las ganas de fumar irán desapareciendo. Los efectos de la nicotina sólo tardan dos días en desaparecer : ¡estamos seguros de que tienes la fuerza para resistirte!

el ejercicio como método para dejar de fumar

Hacer ejercicio ayuda a limitar el aumento de peso 

Los fumadores pierden el deseo de dejar de fumar cuando empiezan a aumentar de peso. . Esta es la razón perfecta para volver a fumar.

Sin embargo, con el ejercicio, no sólo reducirás en gran medida el aumento de peso, ¡sino que probablemente mejorarás como deportista!

Si realizas una actividad, por mínima que sea, varias veces a la semana, perderás grasa corporal y ganarás músculo.

Por ende, verás: una figura más delgada, sin ganar peso.

El ejercicio como motivación clave para dejar de fumar

No nos engañemos: dejar de fumar es mucho más complicado de lo que parece. Y si estás leyendo este artículo, ¡seguro que lo sabes! Mediante el ejercicio, tendrás una meta que alcanzar y que te impulsará a seguir adelante.

Mantendrás tu mente ocupada en algo positivo, estableciendo, por ejemplo, metas deportivas, y cada vez pensarás menos en fumar.

A partir de ahora, tendrás muchas buenas razones para dejar de fumar de una vez por todas.

Antes de retomar el ejercicio, te recomendamos un chequeo médico, para comprobar que todo va bien y evitar cualquier problema. ¡Vamos, estamos contigo hasta el final!

Y si necesitas algo de ánimo, échale un vistazo al testimonio de Jeremy, que consiguió dejar de fumar gracias al ejercicio:

ESTOS CONSEJOS TE INTERESARÁN